OMAR RAMÓN “MONCHITO” MERLO

Nacido en la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe, Argentina, el día 19 de enero de 1954. Sus padres eran Ramón Merlo y Emma Báez. En la zona sur de Rosario se destacó el “Rancho de Ramón Merlo” en Rodríguez y Arijón, de su padre, como epicentro cultural de la movida chamamecera. Recuerda a su padre como un defensor y difusor de la música litoraleña: La carrera de mi papá hizo historia en el rancho y en la radio: los jueves estaba Emilio Chamorro, después había cine, folclore, tango y chamamé. La historia de mi papá fue la de un peleador, porque Rosario lo reconoció y lo nombró Ciudadano Ilustre. También lo reconocieron en la Nación”.

Es parte de la historia del Chamamé en Rosario, conocedor como pocos de los grandes músicos litoraleños que residieron en esta ciudad, junto a su padre conoció a Tarragó Ros, Ernesto Montiel, Transito Cocomarola, Emilio Chamorro, etc. De su padre aprendió a tocar el acordeón de tres hileras, también influenciado por sus vecinos entrerrianos y correntinos, radicados por entonces en Pueblo Nuevo, de Villa Gobernador Gálvez. “El trabajo de mi papá dio frutos porque hoy hay muchísimos niños que estudian bandoneón y acordeón, y Rosario es la segunda cuna del chamamé por donde pasaron Tránsito Cocomarola, Ernesto Montiel, Isaco Abitbol, Tarragó Ros y muchísimos artistas más”, remató Monchito.

Se crió en la zona sur de Rosario, donde el chamamé fue parte de la historia diaria. Cuando le preguntan por la irrupción del Chamamé en Rosario y sobre el Rey del Chamamé Don Tarragó Ros dice “Se vino a vivir a Rosario y se instaló en Garay y San Martín. Eso fue en los años 40; el asunto es que entonces por acá también andaban Tránsito Cocomarola, Ernesto Montiel e Isaco Abitbol. Y ellos cuatro terminaron formando parte del grupo de don Emilio Chamorro, y desde Rosario salieron al mundo…

Cuando le consultan por la música del litoral no duda Hay hermosos valseados, rasguidos dobles, chamarritas…Todo eso es la música del Litoral, pero el chamamé es la música bastonera. Uno va a una bailanta hoy en día y escucha todo chamamé. Por ahí en algún festival de Entre Ríos se puede escuchar una chamarrita por Las Voces de Montiel o por Los del Gualeyán o por Los Chamarriteros, pero el chamamé es lo que nosotros aspiramos, lo que representa la región en la que estamos. El valseado tiene procedencia más europea, la chamarrita viene del lado de Portugal. El chamamé es más de aquí, es guaraní. Es más de tierra nuestra.”

Si lo consultan por el futuro del chamamé afirma “En Rosario hay muchos chicos que tocan muy bien, son hijos de correntinos y entrerrianos -dice el Monchito-. Hay una chica de apellido Salazar que toca el bandoneón de forma magistral; se presenta habitualmente en Corrientes, en Formosa. Y como ella un montón más. Estoy orgulloso yo mismo: mi hermano y mi hijo, que son muy jóvenes, conformaron un grupo: Mauri y Simón Merlo. Ya tienen ocho discos grabados y en Santiago del Estero son queridos y muy reconocidos, también en Entre Ríos. Brindan un chamamé más fresco”.

Discos/Obras:

De chico se inicia en los escenarios, a los 13 ya se presentaba junto a su acordeón, y a los 15 presentó su primer disco Monchito Merlo “El  Cambacito del Litoral”. Primero recorre los escenarios de la zona cercana a Rosario y luego por distintas localidades de la provincia de Entre Ríos, del norte de Santa Fe y Santiago del Estero.

Con más de 44 álbumes grabados, el artista ha recorrido un camino que lo llevó a mostrar sus composiciones en los más importantes festivales argentinos, como el de Folklore de Cosquín, de Doma y Folklore de Jesús María, el Festival del Chamamé de Federal, Entre Ríos y el Festival del Chamamé de Corrientes, y realizar actuaciones en las principales ciudades del país. Sin embargo, para el músico los escenarios más codiciados son los de las típicas bailantas camperas, donde es el animador por excelencia y donde recibe el calor de un público que lo idolatra doblemente por acercarles su música hasta los rincones menos accesibles de las provincias. Realiza 20 shows por mes.

En 1998 Merlo se presentó en Passo Fundo (Brasil), en el Noveno Rodeo Internacional con gran éxito. A ese país regresó luego, en otras tres oportunidades. En 1999 se presentó en el Festival de Durazno, en la ciudad de Durazno, Uruguay; y tocó el repertorio de su disco “Entre chamamé y sapucay” en Nueva York, en el festival organizado por la Unión de Entidades de Argentinas en los Estados Unidos. En oportunidad de ese viaje al norte del continente, también actuó en La Gioconda Banquet May, de Toronto, Canadá.

En 1982 el Monchito Merlo fue contratado por el sello discográfico Polygram, con el que editó once álbumes. A mediados de la década del 90 firmó un nuevo contrato, en esta oportunidad con la empresa M&M, con la que editó trabajos como “Desde mi origen” (1996), “Fiesta campera” (1997), “Entre chamamé y sapucay” (1998) y “Acordeón sin fronteras” (1999).

La mayoría de las obras que integran los discos grabados por Monchito Merlo son de su autoría y entre los temas que despiertan mayor adhesión entre sus seguidores se cuentan clásicos como “Paso laguna”“Por llegar a San Javier”“Zapateando”“La Verbena”“Galopando por llegar”“Jineteando en Tostado”“Ojos cansados””Campereando”“Por el atajo”“Sabes” y “Fracaso”, entre otros.

En 2005 el músico protagonizó “Chamamé”, un filme documental con producción alemana, bajo la dirección de Nina Klingen y Cosima Lange. La película cuenta la vida y las costumbres de Monchito Merlo, Chango Spasiuk, Gisela Méndez y Alberto Boffil. En la película se pueden apreciar los distintos estilos que ofrece el chamamé y se advierte que el de Monchito se caracteriza por ser el que muestra mayor llegada a lo popular y campero. También participaron en la película Horacio Guarany y  Mauri y Simón Merlo, como invitados especiales. Defensor del género, expresa rotundamente “El chamamé era castigado, era música de las orillas, de gente no aceptada socialmente”.

Sus experiencias cinematográficas se extendieron a “Doy sombra a menudo”, producción entrerriana rodada íntegramente en Federal (Entre Ríos), que muestra los entretelones del Festival Nacional de Chamamé de esa ciudad. Auspiciado por el área de cultura de la provincia de Santa Fe, se realizó un filme titulado ”La canción del lugar”, en el que se muestra la vida y la carrera artística de Monchito Merlo, desde sus inicios.

Fuente: https://www.lacapital.com.ar/escenario/uno-va-una-bailanta-hoy-dia-y-escucha-todo-chamame-n497793.html entrevista realizada en el Diario La Capital Fecha 26 de marzo de 2016.