CARLOS PINO

Small caption (shown next to Page Title)

Nacido un 25 de mayo del año 1940 en Colonia Baranda, en la provincia del Chaco, hijo de paraguayos que arribaron al país para trabajar en la Compañía Inglesa La Forestal. Tiempos en que los ingleses saquearon el quebracho colorado y el tanino, diezmando pueblos del Chaco y del norte de Santa Fe, como Villa Guillermina, Tartagal, Las Toscas, etc. Se crió en los pueblos forestales del Chaco Santafesino, lo cual se vio plasmado en su obra.

Un día su hermana mayor Alejandrina lo llamó desde Rosario, donde finalmente se radicó hasta la actualidad. Allí empieza la otra historia, su vida artística conquistando los principales escenarios del mundo.

Es sin duda uno de los grandes nombres de la música popular argentina de raíz folclórica. Identificado por Alberico Mansilla como la Voz del Litoral. Pino ha hecho honor a esa elogiosa definición con una trayectoria ejemplar y valiosa, iniciada con la fundación de “Los Trovadores”, sin duda el grupo más relevante de la llamada “proyección folclórica” y del Nuevo cancionero de las décadas del 60 al 70. Con ellos, actuó en los principales teatros y salas de Europa y Latinoamérica, dejando testimonio de su calidad en una veintena de trabajo discográficos y en versiones que lo tienen como solista del grupo, del que fuera por otra parte la voz más personal y distintiva “Puente Pexoa”“Malambo”“Cielito Mío”“Zamba del Laurel”“El árbol ya fue planteado” y “Para ir a buscarlo”.

LOS TROVADORES DEL NORTE

En la ciudad de Rosario empezó a trabajar como aprendiz en un taller metalúrgico donde conoció a Francisco “Pancho” Romero, y entre guitarreadas y guitarreadas, en 1956 formaron Los Trovadores del Norte con Bernardo Rubin, Sergio José Ferrer y Eduardo Gómez, en el Barrio Echesortu.

En 1964 el grupo se separó, quedando Rubin con la propiedad del nombre Los Trovadores del Norte, mientras que el resto de los miembros continuaron bajo el nombre de Los Trovadores. Pino se mantuvo en el grupo hasta 1982. Sus dúos con Francisco “Pancho” Romero, el otro tenor del grupo, han sido considerados como uno de los más destacados de la música popular de Argentina, como el Dúo Salteño y muchos otros, marcaron el estilo característico de Los Trovadores durante dos décadas. Fue parte del movimiento del nuevo cancionero junto con Matus, H.Lima Quintana, Armando Tejada Gómez.

En el año 1966, precisamente con Los trovadores, hicieron una actuación consagratoria en el Festival de Cosquín, donde luego de interpretar “Malambo” obra extensa y reconocida hasta el día de hoy (se cantó en la última presentación de la Delegación de Santa Fe del Festival edición 2018 en homenaje al grupo), fueron llevados en andas por el público. En esa ocasión, el festival creó el reconocimiento de Padrino del Poncho Coscoíno, honor que concedieron a Los Trovadores, quienes repartieron ponchos en todas sus giras internacionales, el último lo entregaron a La Callejera.

Formó luego el grupo “Melipal”, con el que mantiene una permanente línea de calidad interpretativa y de selección de repertorio, que quedará asimismo testimoniada en dos valiosos discos, “Luna y lejanía” (1983) y “Volumen 2” (1984).

Ya en el año 1997, junto con otros tres de los cinco integrantes de 1964 (Eduardo Gómez, Sergio Ferrer, Héctor Anzorena), a los que se sumó Eduardo Impellizieri en reemplazo de Romero, reconstituyeron la formación inicial con el nombre de Los Originales Trovadores. Infortunadamente ese año falleció Ferrer y al año siguiente falleció Anzorena, quienes fueron reemplazados por Eduardo Catena y Gustavo Gentile, respectivamente. Con esta última formación grabaron en 1998 el álbum El regreso del canto, él último grabado por este grupo, en la variedad de todas sus formaciones. Como compositor, se destacan algunas de las canciones que realizará para el álbum Pedro Changa, como “Entraña de árbol”“La juntada” y “Verde yerbatal” con Armando Tejada Gómez. Artistas como Mercedes Sosa y Horacio Guaraní grabaron temas suyos (este último le grabó Santa Fe al norte).

Discos/Obras:

Su primer CD como solista, “Entraña de Árbol”, editado en 1995 significó un real acontecimiento musical por la calidad del artista, por la novedad de muchos temas inéditos, por arreglos sensibles en su  permanente línea de jerarquización de la música litoraleña. La voz personal de Pino no sólo mantiene vigente su calidad sino que deja testimonios antológicos de toda una etapa del desarrollo de la música de su región, difícilmente superables. El título del disco evoca la canción que compusiera con Armando Tejada Gómez (letra dedicada a Pino) en la obra “Los oficios de Pedro Changa” del año 1967.

En el año 2002 grabó su segundo disco solista titulado “Tiempo de Cosecha” con un repertorio de obras propias (muchas compuestas con letra de su esposa Stella Zeballos) y clásicos como “Nendivey” de Osvaldo Sosa Cordero, “Pistola 500” de Mario Millán Medina y “Canto al Río Uruguay” de Ramón Ayala. El mismo fue editado por la Municipalidad de Rosario con su sello editorial.

En el 2014 sale su tercer disco solista, “Contraolvido” con invitados como Mónica Abraham, Antonio Tarragó Ros, Jorge Giuliano, Quique Condomí y Melania Pérez.

Desde “Contraolvido”, tema que da título a este disco, con la excelente letra del rosarino Rafael Ielpi y el virtuoso aporte del violín de Quique Condomí, pasando por “Mujer de la isla” (una de las obras maestras del inolvidable Chacho Muller) a dúo con la imprescindible Mónica Abraham, “Tendrías que verla” con música, canto y guitarra del enorme artista Jorge Giuliano (qué incluído éste acompaña en 12 temas de los quince que hacen la totalidad) hasta ese conmovedor  homenaje al turco Jorge Cafrune con música de Pino y letra de Stella Zeballos “Milonga para un amigo ausente”, esta nueva obra de arte que en lo técnico (10 puntos) estuvo a cargo de la patota platense de “Los Chalup” merece que usted la compre, la disfrute y la difunda entre sus amigos.

Actualmente Carlos Pino continúa cantando en distintos escenarios, llevando su repertorio intacto. En la ciudad de Rosario fue declarado ciudadano ilustre mediante el Decreto 14.738 del Honorable Concejo Municipal en 1998. Es reconocido como un autor e intérprete fundamental de la canción de Santa Fe. Participó del documental “La cancion del lugar” realizado por Señal Santa Fe. Compuso “COPLAS DE LA ORILLA” junto a Roque Nosetto y Monchito Merlo: “En coplas voy floreciendo y en coplas le cantaré…que linda que es mi tierra Provincia de Santa Fe”.

Fuentes:

http://www.bymsrl.com/index.php?option=com_content&view=article&id=339

http://www.diarionorte.com/article/126084/carlos-pino-el-chaqueno-que-conquisto-el-mundo-cantando-puente-pexoa

https://www.sadaic.org.ar/index.php?area=agenda&subarea=mac&recid=933382